Tercer informe presidencial, e inicia declinación del mandato; por Antonio Tenorio Adame

La LXV Legislatura del Congreso de la Unión  está lista para ejercer su mandato con la apertura de su Primer periodo ordinario de sesiones, el próximo miércoles 1º de septiembre del 2021. (En dos días)

El presidente de la República por mandato de la Constitución rendirá el Tercer Informe de su Gobierno donde expondrá el estado que guarda la Nación. El evento marca el fin de la mitad de su gestión en el cargo, en consecuencia, se inicia la declinación de su mandato; el principio del fin.

Se abre la conjetura dentro de la división de poderes, que tanto abarcará el Legislativo a partir de un Congreso donde la mayoría oficial carece de capacidad para aprobar reformas constitucionales. Se está frente a un modelo de “gobiernos compartidos” donde el activismo del Jefe del Ejecutivo no conoce reposo, tampoco dispone de talante compartido.

Es cierto que el reloj político del mandante tabasqueño gira de diversas maneras, como se advierte cuando menciona que las obras públicas deben terminarse en el cuarto año de gestión para evitar que los gobernantes posteriores las derriben, como ocurrió con el Aeropuerto de Texcoco, o bien el someter a referéndum rectificatorio la permanencia del presidente. Luego de iniciar la segunda mitad del sexenio.
LA AGENDA LEGISLATIVA
El cuarto año es crucial para el hombre de Macuspana. Él considera que las obras prioritarias iniciadas a principio del sexenio deben terminarse este año, sin embargo, estas fueron impactadas por alzas severas en sus precios, que obligan a ajustes en el presupuesto.

El poder Legislativo arranca su renovación con el examen de la Ley regulatoria del mandato revocatorio, la que se perfila a ser aprobada por la mayoría oficial que dispone de los votos de Morena sumados con sus aliados cuyo total conforman una mayoría absoluta para ser aprobada.

Desde Palacio Nacional se marcan prioridades de la Agenda Legislativa, que son: la Ley Federal de Electricidad, la incorporación de la Guardia Nacional al Ejército federal, así como la reforma electoral. Los límites para alcanzar su aprobación dependen de no incidir directamente en la constitución por carecer Morena de mayoría calificada.

De estas reformas, la más sujeta a debate es la relativa a los aspectos electorales, dentro de los cuales se considera la supresión de los consejeros electorales del Instituto Nacional Electoral, así como los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Los morenistas los consideran parciales, así como carentes de compromiso social.

Los trabajos legislativos estarán acompañados de un clima de polarización tanto interna como externa.

LA ESTRATEGIA DE LA OPOSICIÓN
Hasta ahora la oposición legislativa en el Congreso mexicano ha sido subalterna con raquíticos resultados favorables, en apariencia su radicalismo ha jugado con una intención igualitaria a la mayoría, más por la vía de la obstaculización, que la de una minoría capaz de llevar a la contradicción y la exhibición a la mayoría. Se quiere decir que la oposición juega como otra mayoría.

Necesariamente en el Presidencialismo quien establece la agenda y espacio de la contienda es la mayoría oficial, como ocurre en los días que corren, donde el presidente se asume más como Jefe de Gobierno que como Jefe de Nación, lo cual indica un cambio de régimen más allá de solo la lucha contra la corrupción. La tendencia es al semipresidencialismo.

La “linde” de la confrontación de los cuerpos legislativos entre mayoría oficial y minoría opositora debe señalar las desventajas del Presidencialismo con un Presidente que destaca preferentemente la función de Jefe de gobierno, al promover en las “mañaneras” la difusión de las políticas públicas, o exponiendo el destino incierto de la función del Presidente de la Nación en un referendo revocatorio, como simples experiencias que deben abordarse para encontrar solución adecuada en tiempos que son de reestructuración del poder a nivel global.

Este ejercicio de ilustración legislativa difícilmente los sujetos del debate lo asumirán, los intereses en juego impiden ver el bosque, la autollamada oposición prefiere los “saltos al vacío”, como acudir al desvencijado “Departamento de Colonias” de la OEA, a denunciar las elecciones penetradas por el narco. Un problema cuyo origen se encuentra en el corazón del Imperio, el mismo que patrocina a la OEA.

Sergio Perdomo
Sergio Perdomo Casado, originario de Michoacán, cuenta con licenciatura en Ciencias de la Comunicación por la UNAM. Desde hace 37 años trabaja en los noticiarios de NRM Comunicaciones. Cotidianamente cubre información que se genera en la Cámara de Diputados, INE, TEPJF, TECDMX, noticias y comentarios de información del día a día.

Deja un comentario