¡Gana! el Juego del Poder. Por Silvia Pedraza

A todos nos gusta ganar y a veces cuando crees que has perdido en realidad has ganado, depende mucho del cristal con el que mires.

Hoy quiero compartirte recursos de comunicación que a mí me hubiera gustado tener en situaciones que fueron muy difíciles en mi vida, sin embargo, ese dolor, lo he podido transmutar al seguir preparándome y al compartir con los demás.

Si quieres ganar el juego del poder, vas a prender las reglas…

Si lo reflexionas la mayoría de tus conversaciones giran en torno a la conexión que buscas con el otro o a un tema de poder, este último a veces se convierte en un juego del que nadie sale ganando, al contrario, las consecuencias pueden ser dolorosas.

Lo primero que puedes hacer es ser honesto contigo, conocerte, tanto en tu luz como en tu sombra; saber cuáles son tus objetivos, tener un diálogo interior para sintonizarte con tus necesidades más profundas, de esta manera tus conversaciones serán más rentables.

Imagina cuál es tu resultado ideal, qué es lo que deseas, comienza con el fin en mente…. Vas a estar más abierto a las oportunidades.

Cuando te encuentres con alguien y estés a punto de caer en el juego de poder te vas a preguntar, ¿quiero conectarme con esta persona o busco hacerme valer? Al contestar vas a definir tu orientación hacia la conversación y entonces podrás responder desde un nivel más alto.

Si eliges conectar, te vas a enfocar en el otro, lo vas a ubicar en el centro de la conversación, vas a escuchar de manera activa para comprender sus necesidades y a tratar de compaginarlas con las tuyas con el propósito de lograr un acuerdo ganar-ganar.

Vas a descubrir que la mejor estrategia para conseguir lo que deseas es ayudar a otros a conseguir lo que necesitan.

Si decides afirmarte, te centras en el poder y tu principal preocupación vas a ser tú mismo, eso también es una opción, sobre todo, cuando se trata de poner límites o hacer valer tu punto de vista. Si te encuentras con alguien que te está incomodando vas a optar por el poder.

Hay que destacar que no hay nada bueno ni malo en una u otra opción, nosotros somos los que le damos un significado, solo es cuestión de matices así que, si es conexión o poder, solo va a depender de tu objetivo, es por eso que es importante que lo tengas muy claro, para que estés en condición de actuar de manera asertiva.

Necesitas saber que la mejor manera de lidiar con los juegos de poder es evitándolos. Pregúntate qué prefieres tener la razón o tener resultados.

Tal vez alguien te critica constantemente o cuestiona siempre tus ideas, cualquiera que sea la situación, es mejor que actúes desde el nivel más alto, elige un lenguaje tolerante y compasivo, es la estrategia más eficaz para aliviar una situación tensa.

Evita el lenguaje acusatorio como: me estás haciendo sentir mal, siempre haces esto, nada te importa… solo refiérete a la situación de manera neutral. Mantén la calma, respira profundo, si lo necesitas, pide una pausa y aléjate para que puedas reflexionar qué es lo mejor.

¡Cuidado con ofender al ego del otro!, céntrate en el resultado que pretendes conseguir. Cuando tengas un diálogo con alguien imagina que hay otras conversaciones que no se expresan, las que pasan por tu cabeza y la de tu interlocutor.

Toma en cuenta que cuando la gente piensa que le dan un gancho al ego y se siente criticada, entra en modo defensivo y la dinámica de la conversación se transforma.

El otro se siente amenazado, sus emociones se desatan y solo piensa en él mismo. Una vez que toman los comentarios de manera personal ya no hay posibilidad de diálogo

Evita superlativos como: siempre o nunca, más o menos.

Enfócate en la acción y no en la persona.

Y siempre refiérete a ti mismo: yo percibo, me parece que, desde mi punto de vista…en lugar de culpar al otro: tú me haces enojar, estás bien mal, cómo pudiste…Recuerda que la gente no está en tu contra, está a su favor.

Ofrece consejos constructivos enfocados al resultado. Alguna vez has intentado esto…Una técnica que encuentro efectiva es…

Es fundamental que valides sus emociones, porque cuando la gente se siente comprendida le das un aire psicológico para que se calme; le dices te comprendo, entiendo tu preocupación.

Le pides que trabajen juntos para solucionarlo, ¿cómo le hacemos para resolverlo?

Las personas no discuten cuando se siente comprendidas cuando alguien les dice que está de acuerdo con su inconformidad y además les sugiere ser su aliado en la resolución del problema…

Seguro lo dejas sin palabras ¿cómo puedes discutir con alguien que está de acuerdo contigo?

Haz que el otro asuma el compromiso y para ello necesitas que se involucre en el proceso.

Hacer solicitudes y plantear preguntas es una forma extraordinaria para motivar a la acción.

“La forma en que nos comunicamos con otros y con nosotros mismos determina la calidad de nuestras vidas”.

Anthony Robbins.

Por favor, escríbeme, y platícame cuál de estos recursos te ha parecido que te puede ayudar.

Descubre, Reconoce y Manifiesta tu Grandeza.

Silvia Pedraza

Sergio Perdomo
Sergio Perdomo Casado, originario de Michoacán, cuenta con licenciatura en Ciencias de la Comunicación por la UNAM. Desde hace 37 años trabaja en los noticiarios de NRM Comunicaciones. Cotidianamente cubre información que se genera en la Cámara de Diputados, INE, TEPJF, TECDMX, noticias y comentarios de información del día a día.

Deja un comentario